www.interarteonline.com

Maria-Cristina Rodriguez-Roldan Elosua nace en Barcelona en 1952, desde pequeña le gusta el arte, y conoce a pintores como Salvador Dalí, Joan Miró y Manuel Benedito.

Antes de los 15 años ya había vivido en Lausana, Paris, Italia, "Le Midi” y África. Durante largo tiempo y en sucesivas ocasiones aprende el dibujo y pintura, por ejemplo en Lausana estudia la pintura sobre porcelana en una prestigiosa escuela, decorando vajillas con su juvenil y siempre peculiar estilo.

A los 13 años, siendo estudiante en Paris hace retratos en Saint Germain y en la "Place du Tertre", Montparnasse, los Domingos para ganarse dinero de bolsillo. La reñían los otros pintores pues no tenía los permisos necesarios, ya que era estudiante interna en un colegio de monjas de Boulogne Billancourt, barrio al lado de Paris.

En Barcelona a los 27 años se dedica de pleno a la pintura de forma autónoma y en su casa. Cuando llevaba unos abstractos a enmarcar, al almacén detrás de su casa los vio alguien que trabajaba en el consulado de Finlandia y así surgió su primera exposición en Helsinki, donde tiene gran éxito (“Hola” 1978). Le empiezan a llegar encargos: retrato del payaso Charlie Rivel, Portada de La Vanguardia Julio de 1981, Cayetana de Alba, que decora su Palacio de Salamanca, etc.

Mariah siempre ha desarrollado una trayectoria LIBRE Y AUTODIDACTA sin plegarse a convencionalismos, ni tendencias y grupos, sin por ello dejar de exponer a pesar de no formar parte ni conocer a ningún “lobby” artístico. En continua evolución creativa le ha hecho tener muy buenas críticas por su personalidad y originalidad en los más cotizados periódicos de todo el mundo: ARTS, Le Figaro, La Vanguardia, El Pais,
La Cote des Arts, Sueddeutsche Zeitung y tantos otros.

Como debido a una “magia” que ha protegido hasta hoy su creación siempre viva y enternecedoramente arrolladora. Mariah que ha pintado desde de La Habana hasta Las Ardenas siempre ha sabido guardar esa ingenuidad y esa fantasía que hacen que su pintura sea siempre innovadora y con un sello característico de su personalidad indiscutible, como lo han escrito en numerosos países; críticos, de todas las nacionalidades.

La pintura de Mariah Rodriguez es universal y llega a todas las clases sociales por su colorido, la fuerza de sus pinceladas y su sinceridad. Un defecto en el ojo izquierdo, un ligero astigmatismo, le hace reconocible para los comisarios que han organizado muchas de sus exposiciones, pues hace que las figuras no sean parejas y un ligero desvío de los lados izquierdos.

Mariah que siempre ha defendido, que no hay pintores sino pinturas y la libertad personal sobre todo del artista pintor, es una individualista convencida a pesar de las dificultades que esta actitud conlleva. Siempre ha sido fiel a sus principios de libertad y de manera de personalizar el arte con todo en la vida, pues “El movimiento se demuestra andando” y como dice Mariah “Creo en la libertad del ser humano e independencia de la mujer, más que en los largos discursos. Creo en una vida acorde con tus ideas, y una manera de expresar el arte similar”, siendo siempre auténtica con respeto a sí misma y sus convicciones.
Toda su vida ha estado marcada por estas convicciones y para entender su pintura será necesario entender estas ultimas.

EXPOSICIONES:

Feria de Sevilla
Feria de Sevilla

 

 

 

 

 

Ver ampliada
Ver ampliada
Ver ampliada
Ver ampliada
Ver ampliada
Ver ampliada
Ver ampliada
Ver ampliada
Ver ampliada
Pulsa para ver ampliada
Mariah Rodríguez